El mejor resguardo para los ahorros de los argentinos

inmuebles-rosarioLuego de 1 año del estancamiento producido por la crisis financiera mundial en los pequeños y medianos inversores, hoy en día, en la Argentina, hemos comenzado a ver una reactivación del mercado inmobiliario.


Para muchos inversionistas, la compra de divisas o bonos es sin dudas una excelente decisión. Pero el argentino promedio está viendo en los ladrillos uno de los valores más ausentes en la Argentina: la seguridad jurídica. Un inmueble es y será por siempre una de las formas más efectivas para que cualquier persona no pierda su dinero, a diferencia de otros activos que vimos que han sido perjudicados a través de los últimos años.

En esta época donde el acceso al crédito hipotecario es casi nulo o inexistente, el sector de la construcción está siendo impulsado en parte por los inmuebles comerciales y oficinas. Pero los más afortunados serán aquellas constructoras o inversores privados que apuesten a las viviendas, mercado que explotará con el inexorable surgimiento del crédito para la primera vivienda. Si el precio del metro cuadrado no bajó durante la tormenta financiera, difícilmente lo haga a partir de ahora.

Hoy las personas que ingresan en una operación de compra de un inmueble, la mayoría lo hace sin participación de un banco; son financiados por el desarrollador. Los bancos tienen participación casi nula en el mercado, sin créditos a los consumidores ni a los desarrolladores. Actualmente el desarrollador tiene diferentes formas de comenzar un proyecto. La primera de ellas es comprando el terreno y financiándose mediante preventa y la venta durante la construcción del edificio. Otra modalidad es el otorgamiento del terreno por parte del dueño al desarrollador, a cambio de departamentos terminados.

A su vez, el fideicomiso en varias de sus versiones es una práctica común del día a día en el real estáte del presente, mostrando una gran capacidad por parte de los desarrolladores en generar proyectos de una manera muy poco común y hasta extraña en los países desarrollados. La situación actual es un claro ejemplo de cómo el mercado inmobiliario siempre encontrará la forma de no detenerse, al igual que durante las crisis anteriores.

Sera importante que vuelva el crédito a valores razonables tanto para los desarrolladores como para los consumidores a fin de poder lograr un crecimiento sostenido en el mercado y poder brindar la primera vivienda a muchos argentinos. De no ser así, estaremos desaprovechando otra vez la manifiesta intención de los consumidores de invertir sus ahorros en el fruto de nuestro esfuerzo diario.


Fuente: Buenos Aires Económico | Hugo Koifman, titular de la desarrolladora KAS S,A.