Nueva propuesta para adquirir la vivienda propia

credito hipotecario

La Asociación de Empresarios de la Vivienda y Desarrollos Inmobiliarios (AEV) presentó un plan a 10 años que permita a la clase media adquirir su techo.

«Década» es un plan a diez años que ofrece estrategias para lograr que la clase media tenga la vivienda que desea en los próximos años. «Contar con el techo propio es una prioridad nacional; el problema de vivienda afecta al 50% de las familias en la Argentina. En la clase media, 6 de cada 10 familias quieren comprar una primera vivienda o cambiar la actual y no tienen modo de hacerlo. Queremos concientizar a la opinión pública de esta acuciante demanda social», dijo Miguel Camps, presidente de la AEV.

Si combinamos el déficit habitacional (3,5 millones de hogares lo padecen) con la dificultad de acceso a una vivienda, resulta que «la mitad de las familias argentinas, es decir, más de 6 millones de hogares, sufren problemas de distinta gravedad vinculados con la vivienda», comentó Gustavo Llambías, vicepresidente de la AEV.

Ante esta realidad, deberían existir propuestas para los próximos años, que traten de paliar el déficit habitacional. «Hoy, las políticas no están mal, pero son insuficientes porque la clase media necesita acceso al crédito hipotecario y no se ha hecho nada trascendente, pero los sistemas de crédito requieren estabilidad económica», aportó el vicepresidente.

Según los profesionales, si hay dos dígitos de inflación anual durante muchos años, no hay ninguna posibilidad de sostener el valor de la moneda y, por lo tanto, la de otorgar crédito a largo plazo en moneda local. Por esto, «el Estado debe dar estabilidad económica y bajar la inflación. Así habrá crédito a largo plazo y vivienda para la clase media, sin que el tesoro nacional ponga un peso», afirmó Llambías.

Entre las propuestas de la AEV figuran la creación de una base de datos nacional de la vivienda (incluye déficit habitacional desagregado; demanda y construcción anual de viviendas; capacidad productiva actual del sector productor, entre otros aspectos); financiamiento de la vivienda para impulsar la industria de la construcción y el desarrollo inmobiliario, que representan el 15% del PBI. Así, se valorizaría el impacto si se duplicara la cantidad de viviendas construidas por año (más mano de obra y uso de materia prima local, formalización de la economía, contribución impositiva).

Finalmente concluyó Camps, «el problema de la vivienda requiere el compromiso de los sectores públicos y privados, un tratamiento estratégico a largo plazo, y la solución concierne a toda la dirigencia argentina.»

Fuente: Diario La Nación